Oro y Plata siguen brillando

Oro y Plata siguen brillando

Seguimos en medio de una de las mayores crisis económicas de la historia y existe poca visibilidad sobre el futuro. Hay cierto optimismo por que la recuperación sea rápida tras la reapertura de la economía, pero también están las dudas de posibles segundas olas de casos y nuevos confinamientos. Este optimismo se da por las inusuales medidas de estímulo fiscal y monetario, pero si la confianza de las empresas y consumidores no repunta, de nada servirá todo el dinero lanzado a la economía.

En lo que hay consenso, es que la inundación de dinero en la economía y los riesgos que se observan de cara al futuro, seguirían beneficiando a los metales preciosos. Sin ir más lejos, el oro se encuentra rompiendo máximos del año y alcanzando los niveles de fines del 2012. Por otro lado, la plata ha tenido un repunte violento después de la gran caída de marzo, en una recuperación en V, que augura un buen futuro de corto plazo.

 

 

 

Activos de refugio

Grandes casas de estudio a nivel global coinciden en que los activos de refugio como el oro y la plata son una buena alternativa de inversión en esto momentos y las razones las expongo a continuación:

El oro siempre se considera un activo seguro y tiende a prosperar con las turbulencias en los mercados, las crisis económicas y la incertidumbre política.

Existe una clara correlación entre el aumento de los precios del oro y la caída de los rendimientos reales de los bonos del Tesoro, que considera las tasas de interés y la inflación para llegar a establecer un rendimiento negativo. Las tasas de interés y las rentabilidades de los bonos de largo plazo se mantendrán bajos durante un período prolongado, incluso después de que la pandemia de COVID-19 se desvanezca. Los bancos centrales de todo el mundo probablemente seguirán usando tasas de interés reales negativas para sanar una economía mundial gravemente herida.

Vimos el año pasado cómo la guerra comercial entre EE.UU. y China puede alterar el comportamiento de los mercados, generar una presión a la baja en las acciones y hacer que los precios del oro se disparen. La estrategia de campaña de Donald Trump para las elecciones presidenciales estará centrada en atacar a China como el principal responsable de la Pandemia.

En consecuencia, la próxima confrontación de Estados Unidos con China será significativamente peor de lo que observamos durante la guerra arancelaria reciente.

 

Tasas cero

Además, en un mundo de tasas de interés cero, el principal canal a través del cual la política monetaria puede afectar la demanda agregada es el mercado de divisas. Por lo tanto, las devaluaciones competitivas podrían convertirse en un fenómeno recurrente a medida que las principales economías luchan contra el lento crecimiento y las crecientes presiones deflacionarias.

El problema es que, con un régimen de tipo de cambio flotante, cuando todos los bancos centrales intentan devaluar sus divisas mediante medidas cuantitativas, no se devaluará ninguna moneda. Sin embargo, el oro como estándar cuasi monetario probablemente se fortalecerá en relación con todo el dinero fiduciario.

 

La tendencia del oro

Finalmente, la tendencia a largo plazo en los precios del oro sugiere que el oro tiende a prosperar con el debilitamiento del dólar estadounidense.

En las últimas décadas, hemos podido presenciar como el oro se comporta de manera inversa al comportamiento del dólar a nivel internacional. Sin embargo, parece que la correlación negativa entre los dos se ha desmoronado desde 2018, cuando el dólar se mantuvo fuerte pero los precios del oro estallaron.

La interpretación alcista del impacto decreciente del dólar estadounidense en los precios del oro es que una variedad de otros factores, como las bajas tasas de interés, las medidas cuantitativas de los bancos centrales y la elevada prima de riesgo en las acciones, se están volviendo más importantes que el comportamiento del dólar para establecer el precio del oro. Por supuesto, si el dólar se debilitara en el futuro, sería un factor extra para esperar incrementos adicionales en el oro.

 

Análisis Técnico

Desde un punto de vista técnico, el inicio de esta semana ha sido muy alcista para el oro, superando los máximos del año y manteniendo su recorrido en busca de nuevos máximos como los hemos venido sosteniendo desde principios de año.

 

  Fuente: Capitaria – MetaTrader 4

 

El oro en gráfico semanal mantiene una trayectoria alcista impecable, la que se reafirma al superar los máximos del año registrados a mediados de abril. El próximo nivel que debería ir a buscar es la resistencia psicológica y relevante alcanzada el año 2012 en los US$1.800 la onza. Precisamente esa resistencia es el principal escollo para ir definitivamente en busca de los máximos anteriores sobre los US$1.900 la onza.

 

¿Qué pasa con la Plata?

Hasta ahora hemos hablado de las bondades del oro, pero probablemente exista una oportunidad mucho más atractiva en la plata, en la medida que todos los antecedentes anteriormente expuestos se cumplan y se le suma un elemento adicional como debería ser una recuperación económica a nivel global en los próximos trimestres.

Es evidente el atractivo de comprar oro como protección contra los riesgos inflacionarios creados por las políticas implementadas por los bancos centrales y los gobiernos de todo el mundo para enfrentar el choque económico del COVID-19.

El problema con esta teoría es que el oro cotiza muy por encima de la línea de tendencia implícita de la inflación en el transcurso de los últimos 150 años. Esto quiere decir que no sería una cobertura de inflación barata, aunque sabemos que existen otros elementos que actualmente están favoreciendo al oro y también sabemos que los mercados suelen exagerar sus movimientos en innumerables ocasiones.

Sin embargo, la plata, que se correlaciona estrechamente con los precios del oro y responde de manera similar a la caída de las tasas de interés reales, aumento de la inflación o la depreciación del dólar entre otras divisas, actualmente se negocia con un descuento sobre el valor razonable implícito en la tendencia de la inflación.

 

Conclusiones

En otras palabras, el nivel extremadamente alto de la relación oro-plata ha hecho que la plata sea una ganga y una cobertura de inflación más atractiva que el oro. Por lo tanto, el catalizador para que la plata comience a superar al oro probablemente sea un punto de inflación en el crecimiento global porque la plata tiene más usos industriales que el oro.

En el caso de la plata, la recuperación reciente se está dando con mucha fuerza, volviendo a situarse en un rango lateral entre los US$15,6 y US$18,9, en que este último valor debería ser el objetivo a buscar a corto plazo, mientras que la superación de este nivel, debería ser considerado como una señal potente de una recuperación mayor a mediano plazo.

 

Compartir