De la Guerra Comercial a la Guerra de Divisas.

De la Guerra Comercial a la Guerra de Divisas

 

Llevamos más de un año en medio de una guerra comercial que ha impulsado Donald Trump y que ha sabido manipular a su antojo. A mi modo de ver, las últimas batallas que ha levantado el presidente de EE.UU. han sido estratégicas para ganar esta guerra, que en definitiva tiene objetivos políticos. No sería raro que esta guerra se siga extendiendo por más tiempo, para que un posible acuerdo se logre cuando se acerque la próxima elección presidencial, el que a mi modo de ver, sería el objetivo final que estaría en la mente de Trump.

Pero como se hace insostenible alargar esta guerra hasta fines del próximo año, se comenzará a desarrollar una nueva guerra para ganar tiempo, la que cada cierto tiempo aparece: la de divisas. Bien sabemos que las economías debilitadas o desaceleradas, tienen siempre a la mano una herramienta que permite fomentar el crecimiento vía exportaciones, al depreciar su moneda. En Chile, el dólar funciona a la perfección como mecanismo regulador de la economía, ya que si el crecimiento es exiguo, nuestra moneda se deprecia, el dólar sube y las exportaciones se benefician, lo que permite amortiguar el bajo crecimiento, beneficiándonos del comercio exterior.

EE.UU. lo hizo a la perfección tras la crisis subprime. A través de una política monetaria ultra expansiva, vimos como el EUR/USD subió desde los 1,2400 a 1,5100 en poco más de un año (2008 a 2009). Hoy en día, muchos esperan una desaceleración en el crecimiento de EE.UU. y no pocos esperan una recesión, por lo tanto la depreciación del dólar sería el as bajo la manga que tendría Donald Trump para seguir sosteniendo el crecimiento y su popularidad previo a las elecciones del próximo año.

Es interesante observar que el desequilibrio comercial de los Estados Unidos está aumentando, lo que debe ser molesto para Trump. Así como el presidente de EE.UU. le hado duro a la Reserva Federal por las alzas previas de las tasas, el siguiente paso podría ser el culpar a los gobiernos extranjeros por la fortaleza del dólar, forzando a otras naciones a aceptar un dólar más débil.

De hecho Trump pudo haber disparado el primer tweet en la guerra de divisas, acusando al presidente del BCE, Mario Draghi, de manipular el euro. Trump tuiteó: “Mario Draghi acaba de anunciar que podrían venir más estímulos, lo que inmediatamente dejó caer el euro frente al dólar, lo que hace que sea más fácil para ellos competir contra Estados Unidos. Han estado saliendo con esto durante años, junto con China y otros”.

Los cuatro determinantes clave de las tendencias de una divisa, como son las políticas monetarias, valoraciones, balanza de pagos y aspectos técnicos, indican que es más probable que EE.UU. “gane” cualquier posible guerra de divisas, logrando la debilidad del dólar.

En ese contexto, es probable que el EUR/USD se siga recuperando y el USD/CLP, con la ayuda de un cobre fortalecido por la debilidad del dólar a nivel global, vuelva a situarse en un nuevo rango en torno a los $650. Nunca es fácil acertar el timing de estos desempeños de las divisas, pero por los fundamentos explicados, es probable que en los próximos meses el dólar se siga debilitando.

 

sergio tricio

Compartir